El ultimo pase




Una historia ya contada

Obviando nombres propios, podría acogerme a la táctica universitaria denominada ‘copiar & pegar’  y repetir la misma crónica que hace dos semanas. Como ocurriera ante el Málaga, el centro del campo que alineó Manolo Jiménez en Anoeta dejó claras las intenciones del equipo en la primera parte. Una decisión quizá marcada por el estado físico de Apoño y de Movilla, quizá entendible al actuar como visitante, pero tan poco efectiva como inofensiva y aburrida para el espectador neutral. El plan: aguantar el 0-0 hasta el minuto 70, dar entrada a Apoño e ir a buscar el partido. Pero una vez más, la estrategia aguó el plan previsto.

Una historia ya contada   fotografía

Sólo Babovic, zurdo cerrado, talentoso y disperso, parecía salirse del guión mientras Postiga luchaba y se indignaba en su isla particular en busca de encontrar milagrosamente el tesoro del gol. De las bandas, Oriol y Montañés, aún no hay noticias. Sin embargo, salvo un error que Roberto se encargó de solucionar, el Real Zaragoza sobrevivió hasta el descanso, en parte gracias a la imprecisión dela Real Sociedad en su fase de creación.

Tras la reanudación, apareció el fantasma que Manolo Jiménez no consigue ahuyentar del club blanquillo y que, como recordaba Chema Erre Bravo, tampoco logró en Sevilla. Pero más allá del enésimo gol de estas características, mi preocupación se agrandó al escuchar al míster reconocer el haber probado infinidad de sistemas defensivos para este tipo de jugadas. Intuyo dudas, inquietud y ansiedad cuando quizá el mejor remedio para combatir estos errores sea la tranquilidad, la paciencia y el convencimiento a la hora de optar por una única forma de blindar la portería de Roberto del balón parado, con los ajustes necesarios dependiendo del rival de turno.

 

The video cannot be shown at the moment. Please try again later.

¿Qué ocurrió en ese minuto 55? El cuento maldito lo comienza la pierna izquierda de Carlos Vela. El centro es perfecto, fuerte, plano y con la rosca ideal, el córner soñado por los delanteros. Roberto, sospechoso habitual en este tipo de jugadas, su punto débil que le martirizó en Lisboa, esta vez no tiene tiempo de salir en busca del balón colgado. Seis defensores en el área más el portero, cuatro atacantes de la Real Sociedad, Postiga y José Mari son los hombres libres que han de ayudar en los marcajes y atacar el balón.

La obsesión del primer palo, ahí se falló ante el Málaga, provoca que Jiménez coloqué al andaluz liberado para despejar un posible saque corto. En cambio, el portugués se incrusta en el centro. He ahí una de las claves, Postiga llegaba para peinar el esférico, pero su falta de centímetros y de aptitudes defensivas conllevarán que ante el miedo de rozar la bola y crear una segunda jugada inesperada decida dejar vía libre al balón. Escribiendo supuestos que carecen de validez científica, José Mari posee mayor altura y rigor para ocupar ese lugar y así haber despejado el esférico.

Además, Jiménez aludió a la falta de “especialistas” en la rueda de prensa posterior. Desconociendo si existen expertos en este tipo de jugadas defensivas, quiero entender que el mister quiso referirse a la falta de centímetros del equipo. Sapunaru con Agirretxe, Álvaro junto a Mikel González, Paredes cubre a Griezmann, quién se ocupará entonces de Iñigo Martínez se preguntaría el cuerpo técnico. Tendrá que ser Zuculini, dijo aquel.

Una historia ya contada   fotografía

Intenso en la marca, el argentino era la opción más natural –una vez excluido José Mari para liberarlo- pero se conformó una pareja de baile claramente descompensada, no tanto por la altura sino por la potencia de salto y costumbre de disputar el juego aéreo. Álvaro acudió a la ayuda, sin fe, y de nada sirvió. Y en ese momento acabó el partido, ya que por el momento, este equipo tiene nula capacidad de reacción. El cruce de cables de Paredes, cometiendo un penalti impropio y ridículo que denotó nerviosismo, tan claro que Iglesias Villanueva se avergonzó de mostrarle la segunda cartulina amarilla, fue lo único reseñable del resto del encuentro.

En el deporte de élite no está bien visto lo de beber, por lo que toca trabajar para olvidar esta derrota y sobreponerse ante Osasuna. Si las circunstancias lo permiten, Manolo Jiménez tendrá a su disposición y en perfectas condiciones a todos sus centrocampistas. Llega el momento de elegir y de comprobar si este equipo es capaz de salir a mandar el partido desde el primer minuto. Hay mimbres para no pasar los apuros de antaño, para evitar la misma historia y caer ya en septiembre en un estado de ansiedad que sería muy perjudicial para esta plantilla. Paciencia y confianza.

Fotografías: JOSUME MARTÍNEZ DE ALBÉNIZ

Banner Colabora con Nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>