Los 77 de Agapito

Agapito Carmelo Iglesias García. Quizá uno de los nombres más mentados de los últimos seis años en la ciudad de Zaragoza. El presidente de Codesport recibió el timón de la nave blanquilla en mayo de 2006, de manos de Alfonso Soláns. Agapito comenzó de manera positiva, con un conjunto que marchaba sexto en el campeonato y, por tanto, con derecho a jugar en Europa. Las cosas pintaban bien a orillas del Ebro. Sin embargo, al año siguiente el equipo diseñado por el de Navaleno comenzó un desgaste y una degeneración , descenso a Segunda de por medio, que protagonizó una de las debacles más increíbles que recordarse puedan. El proyecto saltó dinamitado por los aires, comenzando una espiral que aún hoy azota los deteriorados basamentos de una escuadra que se tambalea al filo del alambre temporada tras temporada. El proyecto se transformó, a ojos de los zaragocistas y del mundo, en una caída de crecimiento exponencial hacia el averno. Eduardo Bandrés dimitió,  las cuentas se hicieron insostenibles, el final del idilio con la afición se confirmó y el equipo entró en crisis económica, social y deportiva. La fractura era total.

Los 77 de Agapito   fotografía

En unos años se había pasado de luchar por Europa y aglutinar estrellas a entrar en disputas institucionales con el Getafe, el Deportivo, el Shakhtar… a tener que realizar milagro invernal tras milagro para sostener al club en Primera. A garantizar la viabilidad del club ante la duda de miles de aficionados. A las catástrofes semanales de Braulio, de las entradas baratas, los silbatos, la polémica de la Selectividad de Ramiro, el “extravío” de Ortí y Lacruz o la marcha de jugadores como Ponzio o Meira.

¿Cómo se llegó a esta situación? ¿Fueron primero las deudas o la mala gestión deportiva? ¿Cómo se transformó un equipo plagado de estrellas como los Milito, Aimar o D’Alessandro en el, hasta hace 4 días, colista de la Primera División? Evidentemente la realidad tiene infinitos matices, explicaciones y puntos de vista. Seguro, por ejemplo, que el del propio presidente difiere mucho del de la afición maña. Por eso desde aquí hemos querido establecer una relación, una progresión completamente objetiva del estado del equipo temporada a temporada. Una valoración exenta de polémicas económicas, cuentas y escándalos: sólo de aquellos que son encargados de hacer que la pelotita y la malla se junten cada 7 días. De los jugadores que se trajeron para construir un equipo. Los que trajo, a fin de cuentas, el máximo accionista. Y esta relación es larga, mucho más de lo que debiera si el rumbo del equipo hubiera sido otro. Entre técnicos y jugadores superan las siete decenas. Sí, han leído bien. Estos son los 77 de Agapito.

Temporada 2006-2007

En la primera temporada en la que Agapito Iglesias tuvo capacidad de decisión, el Real Zaragoza venía de acabar undécimo con Alfonso Soláns, justo por detrás del Atlético de Madrid y por delante del Athletic, con 46 puntos. Víctor Muñoz había completado la temporada, costumbre esa que después se tornaría casi inaudita, y la decepción venía por la derrota en Copa del Rey frente al RCD Espanyol, en aquella fatídica final en Madrid.

1. Víctor Fernandez (E): Nada más presentarse como nuevo Presidente, Agapito anunció que dejaba el club en manos de un hombre de gratos recuerdos para la grada. Víctor asumió el mando de un nuevo proyecto que, en ese momento, parecía ilusionante.

2. Andrés D’alessandro: Cedido por el Wolfsburgo con opción de compra, el argentino fue el primer fichaje de campo de Iglesias. Precio: Al ejecutar la opción de compra, se pagaron 3,5 millones.

3. Juanfran: Con 29 años, Juanfran llegaba con la carta de libertad para reforzar el lateral zurdo, regresando así al fútbol español.

4. Sergio Fernández: Sergio también llegó a petición expresa de Víctor Fernández, que buscaba un central alto. Precio: 3 millones de euros.

Los 77 de Agapito   fotografía

Pablo Aimar, el primer 'bombazo' de Agapito

5. Aimar: Punta del rombo que Víctor Fernández quería armar en el centro del campo, Aimar fue, sin duda alguna, el fichaje estrella de la temporada. Precio: 11 millones de euros.

6. Gerard Piqué: Un jovencísimo Gerard Piqué aterrizó en Zaragoza dispuesto a disponer de los minutos que Ferguson no le otorgaba en el Manchester United. El ahora central de la Selección Española llegaba con la vitola de ser campeón de Europa sub 19 para ayudar a Sergio y Milito en el centro de la zaga.

7. Diogo: El sexto fichaje del Real Zaragoza llegaba cedido por una temporada desde el Real Madrid, con opción de compra. Precio: Al ejecutar la opción de compra, se pagaron 5 millones.

8. Gustavo Nery: El brasileño llegó cedido desde el Corinthians en el mercado invernal hasta final de temporada con una opción de compra.

Temporada 2007-2008

La temporada 2007-2008 comenzaría con la ilusión de tratar de hacer algo grande en Europa, en concreto en la UEFA, esperanza truncada bruscamente por el modesto Aris de Salónica. Las expectativas creadas por una plantilla a priori excepcional se vieron destrozadas con el paso de las jornadas. Al final, los maños acabaron protagonizando uno de los descensos más dolorosos e inesperados de la historia reciente de la Liga.

9. López Vallejo: El ex guardameta del Villarreal rescindió su contrato con el Submarino Amarillo para recalar en las filas del Real Zaragoza.

10. Diego Milito: A pesar de que el Real Zaragoza ya había contado con sus servicios, se trataba de una cesión desde 2005, por dos años, con opción de compra. Las negociaciones las habían efectuado Jerónimo Suárez y Preziosi, pero la cantidad abonada fue finalmente puesta sobre la mesa cuando Agapito ya dirigía el club. Precio: 7 millones de euros (opción de compra de 5 millones más 2 millones de euros por la cesión de dos años).

11. Matuzalem: Uno de los fichajes más controvertidos de la historia del equipo maño. Llegó con 27 años, firmando por tres temporadas, pero la mala fortuna y las lesiones no le permitieron rendir. Además, su equipo de procedencia, el Shakhtar Donetsk, denunció al jugador y al Real Zaragoza y, tras un complicado proceso, ahondó aún más en la herida maña. Precio: 12 millones de euros (condena de la FIFA de por medio).Los 77 de Agapito   fotografía

12. Pavón: El estandarte de Florentino Pérez y su política de los “Zidanes y Pavones” abandonó la nave merengue para gozar de más oportunidades junto a Víctor Fernández. Llegó libre.

13. Oliveira: Uno de los fichajes más ilusionantes fue, sin duda, el de Ricardo Oliveira. Con gran cartel a nivel europeo, el brasileño, ex del Betis, llegaba cedido desde el Milan, donde no había gozado de oportunidades. Posteriormente sería adquirido por el Real Zaragoza. Precio: 10 millones de euros.

14. Gabi: Inesperadamente, uno de los fichajes más rentables del último lustro. De menos a más, Gabi terminó por ser capitán y adalid de un equipo descompuesto. En ese momento, llegaba con la vitola de jugador solvente, que había cuajado buenas temporadas en Getafe y el Manzanares. Precio: 2,5 millones de euros.

15. Generelo: El de Badajoz regresó a la que había sido su casa tras un corto periplo por el Nástic de Tarragona.

16. Javier Paredes: El Jabalí llegaba desde Getafe para hacerse un nombre en el fútbol. Tras varias temporadas, es el único jugador que queda de aquella plantilla que protagonizó el descenso. Precio: 2 millones de euros.

17. Ayala: Recién adquirido por el Villarreal, Agapito puso el talonario encima de la mesa y se hizo con el capitán de la Selección Argentina pagando su cláusula. Precio: 6 millones de euros.

18. Luccin: El francés llegaba desde el Atleti, donde venía siendo titular, tras haberse ganado un nombre en el Celta. Su traspaso parecía un valor seguro que a la postre no se confirmaría. Precio: Oscila entre los 2,8 y los 3 millones de euros.

Temporada 2008-2009:

La temporada posterior al descenso se afrontó con el dramatismo que la situación requería. Se habían firmado unos contratos y unos fichajes que no garantizaban la viabilidad del club tras la pérdida de ingresos que suponía el descenso. Tocaba austeridad, cierto grado de sensatez, armar un equipo competitivo al tiempo que se recuperaba parte de la inversión anterior y, sobre todo, subir a la primera. Por una vez, se cumplió el objetivo.

19. Doblas: El portero andaluz llegaba para hacer olvidad a César, que partió a su aventura inglesa con los Spurs tras el descenso. El guardameta no contaba en el Betis de Chaparro, y llegó a coste cero.

20. Pignol: El francés Stéphane Pignol, procedente del Murcia, fue una de las múltiples caras nuevas de un equipo reconstruido para la vuelta a Primera. Uno más de aquellos que pasó sin pena ni gloria por la disciplina de Marcelino.

21. Pulido: El ex del Almería vino a reforzar la defensa. Precio: Su traspaso no se pagó con dinero, sino con la renuncia a los derechos sobre un posible traspaso del ex zaragocista Corona.

22. Hidalgo: Hidalgo terminaba contrato con el Málaga y se aventuró a venirse a Zaragoza. Un jugador más de Segunda que de Primera que, de nuevo, abandonó rápido la disciplina y la memoria del aficionado de La Romareda.

23. Caffa: Provenía del Betis con la vitola de promesa pero no acabó de cuajar con Marcelino. Su rendimiento fue irregular, alternando titularidad y suplencia, un nuevo paso indiferente para la historia del equipo. Uno más de los numerosos jugadores de banda que demandó Marcelino.

24. Jorge López: Tras una magnífica campaña en el Racing de Santander, Marcelino se trajo a este espigado y estilista centrocampista, uno de los que más años perduró luego en la plantilla, aunque su divorcio con la grada fue constante por su sangre fría sobre el campo y lo que, según muchos, era una escasez de carácter y entrega. En Segunda División aportó clase y toque, algo de lo que el equipo andaba bastante huérfano. Precio: 3 millones de euros.

25. Songo’o: Lo que debía ser un puntal veloz, un puñal por ambas bandas con futuro, una inversión a largo o medio plazo para el equipo, se convirtió en uno de las mayores decepciones del año. Rápido, desde luego, era. Y poco más. Afortunadamente, el Real Zaragoza no pagó precio alguno por su traspaso.

Los 77 de Agapito   fotografía26. Arizmendi: Ángel Javier Arizmendi fue otro de los jugadores ofensivos contratados por orden de Marcelino. El fichaje fue muy rápido, procedente del Valencia. Hay que recordar que el jugador había sido internacional con el Dépor como lateral, puesto que ocuparía en ocasiones en el cuadro maño, aunque se desenvolvió más como interior y delantero. Precio: 4 millones.

27. Coentrao: Uno de los casos más curiosos del pasado reciente maño. El joven portugués era una joven promesa del Benfica, que venía dispuesto a triunfar en la Liga y a hacerse un nombre. Marcelino, no obstante, no toleró sus díscolos modales y sus supuestas salidas nocturnas y lo mantuvo en el ostracismo hasta que no hubo más remedio que mandarlo de vuelta a Portugal. Del país vecino volvería hace no mucho por la astronómica cifra de 30 millones, vitola de estrella esta vez, para recabar, Mendes mediante, en el Real Madrid de José Mourinho, donde ha vuelto a tener problemas de comportamiento en las últimas jornadas.

28. Ponzio: Tras su breve paso por Argentina, Ponzio volvería a la disciplina blanquilla para ser, durante años, una de las piezas indispensables del centro del campo.

29. De Barros: Pablo de Barros ha sido uno de los peores fichajes del Real Zaragoza. Cedido en múltiples ocasiones, el brasileño no ha demostrado nunca por qué alguien pudo fijarse en él para un equipo con pretensiones de subir a Primera División. Precio: 0,8 millones de euros.

30. Braulio: El delantero, ahora en el Cartagena, fue siempre un jugador comprometido con el equipo en el campo, dentro de sus limitaciones. Lidiando y viendo el paso de muchos por delante de él, su único (y gigantesco) borrón fue su salida del equipo, que se produjo en extrañas circunstancias tras una denuncia por acoso que provocó que club y jugador decidieran desvincularse. Precio: 2 millones de euros.

Temporada 2009-2010:

La temporada 2009-2010 comenzaba con Marcelino en el banquillo, aunque no por mucho tiempo. Fue el primero de los milagros invernales, y por eso aquí hemos agrupado todas las incorporaciones juntas, aunque la mayoría de ellas se produjeron en enero, obligando al nuevo entrenador, José Aurelio Gay, a realzar una pretemporada acelerada en enero y febrero. Es en este momento, probablemente, cuando se dispara el número de incorporaciones, aunque no así su coste, que en muchas ocasiones era cero.

31. Carrizo: Portero argentino con reputación de gran jugador que decepcionó a la parroquia y acabó por perder el sitio tras varios errores de bulto.

32. Pablo Amo: Central con experiencia procedente del Deportivo de la Coruña, fichado para aportar solidez al centro de la zaga, su fracaso fue uno de los más sonados, jugando pocos partidos, sin encontrar su sitio ni comulgar con la grada. Precio: 2 millones de euros.

33. Obradovic: A pesar de que su fichaje fue relativamente caro, Ivan Obradovic ha demostrado durante el tiempo que se le ha permitido (recordemos que Aguirre lo tuvo apartado) que es un gran lateral. Siempre cumpliendo, con vocación ofensiva y compromiso, el serbio se ha hecho un hueco y un reconocimiento que no tardarán en catapultarlo a un equipo con cotas más altas que el Real Zaragoza. Precio: 4 millones de euros.

34. Lafita: El canterano volvía a la Ciudad Deportiva que le vio crecer tras un exitoso periplo por Coruña, donde se hizo con un nombre. Envuelto en un traspaso confuso, de distintas denuncias y pleitos entre Agapito y Lendoiro, las cifras oficiales no esconden el compromiso de un canterano que, con mayor o menor fortuna, ha dado alegrías al equipo tales como la victoria el pasado año frente al Real Madrid o la de la pasada jornada frente al Sporting. Precio: 3 millones de euros.

35. Abel Aguilar: El colombiano pretendía ser un músculo, un pulmón en el centro del campo, un seguro de vida. Se quedó en el intento. Un buen jugador desaprovechado por la falta de confianza, la situación del equipo y varios fallos importantes. El Real Zaragoza lo traspasó después al Hércules, donde tampoco acabó de cuajar. Precio: 3,5 millones de euros.

3Los 77 de Agapito   fotografía6. Pennant: Fichaje estrella del equipo, procedente del Liverpool, terminó por estrellarse. Jugador de banda, desequilibrante, del gusto de Marcelino… hasta que llegó. Su comportamiento, su falta de compromiso y sus salidas de tono, incluso una vez abandonado el club (se dejó olvidado un coche de lujo en la estación) lastraron el rendimiento de un jugador con clase.

37. Babic: Otra inexplicable operación que trajo aquí a un jugador joven, cuyo futuro quedó truncado.

38. Uche: El Real Zaragoza apostó fuerte por el delantero nigeriano, al que las lesiones y la irregularidad lastraron durante años. Los maños pagaron un precio desorbitado que, además, trajo consigo disputas institucionales, esta vez con el Getafe.

39. Eliseu: El portugués del Málaga vino en el mercado invernal y fue uno de los protagonistas de la salvación milagrosa de los zaragozanos. Aportó toque y clase, sobre todo en el lanzamiento de faltas.

40. Suazo: El Chupete Suazo, aunque aquí recibió otros calificativos, dejó patente su instinto goleador en las pocas jornadas en las que se le disfrutó. Marcó tantos, ilusionó a la hinchada y volvió a su país. Uno de los pocos aciertos.

41. Jarosik: El checo vino también en el mercado invernal para apuntalar una fracturada defensa. De envergadura, capaz de jugar también en el centro del campo, cumplió con su cometido marcando, además, algunos goles de mérito.

42. Contini: Un italiano duro y seco, para imprimir agresividad a la defensa, fue la otra opción en enero para el Real Zaragoza. Junto a Jarosik, redujeron drásticamente la sangría de goles.

43. Colunga: Vino para unos meses y en ellos se metió a la afición en el bolsillo con su rapidez, desborde y gol, hasta el punto de que hace pocas semanas se demandaba su fichaje. Otro acierto.

44. Edmilson: Con un cartel a nivel internacional de gran jugador, el laureado ex barcelonista vino aquí tras un paso por Villarreal y Brasil en un estado de clara decadencia. Siguió conservando su toque y visión de juego, pero se hizo muy sencillo desbordarle y no consiguió erigirse en líder ni del centro del campo ni de la defensa, como de él se esperaba.

45. Roberto: La primera temporada del gran santo zaragocista de los últimos años dejó patente sus reflejos, habilidad bajo palos y envergadura. Roberto cuajó actuaciones excepcionales que ya presagiaban su brillante futuro.

Temporada 2010-2011

La pasada campaña asistimos al segundo de los milagros. La conjura de un vestuario liderado por Ponzio, Gabi y Ander, ninguno de los cuales sigue en el equipo, permitió de nuevo salvar a un equipo que olía a Segunda División, en aquel inolvidable desplazamiento en masa a Valencia para vencer al Levante con dos goles de Gabi. Sin embargo, el apoteósico final no debe enmascarar una nueva temporada de fiascos, la marcha de Gay y Nayim y, de nuevo, numerosísimas incorporaciones.

46. Leo Franco: El argentino sabía que tenía la difícil papeleta de disputarse un puesto con Doblas al tiempo que hacía olvidar a Roberto. Con más nombre que rendimiento, alternó la titularidad con el andaluz hasta terminar por perderla.

47. Bertolo: Argentino que jugaba en Italia, Bertolo vino cedido para aportar calidad en el ataque. El jugador fue titular en numerosas ocasiones, no realizó grandes partidos pero tampoco desentonó. Aportó su brega y entrega y volvió a Italia.

Los 77 de Agapito   fotografía48. Sinama: Sinama Pongolle fue uno de los jugadores más silbados la pasada campaña. Su actitud apática, su escaso olfato goleador, su constante caída en el fuera de juego y, sobre todo, la mala marcha del equipo le granjearon la antipatía entre una afición necesitada de delanteros de referencia. El francés no sólo no cuajó, sino que se marchó con peor imagen de la que había traído.

49. Boutahar: Vino junto a Lanzaro en invierno, evidentemente falto de forma. Tardó en acoplarse al equipo, aunque cuando lo hizo aportó toque y peligro a balón parado. Incapaz de aguantar 90 minutos a tope, fue una pieza útil de cara a la salvación.

50. Lanzaro: Al margen de su calidad técnica, aportó mucho compromiso y garra, algo de lo que el equipo andaba necesitado.

51. Marco Pérez: Otro de los grandes fiascos de Agapito. Marco Pérez fue uno de los jugadores con menos convocatorias de las últimas décadas. Ni Gay ni Aguirre confiaron en él, y tras una temporada condenado al ostracismo volvió a América.

52. Da Silva: Internacional con Paraguay, su rendimiento ha sido irregular. Con escasa cintura y nula capacidad para sacar el balón jugado, su sobriedad y colocación han sido siempre sus puntos fuertes. De todas formas, cuesta creer que costara lo que costó. Precio: En torno a los 4 millones de euros.

53. N’Daw: El simpático centrocampista vino cedido y en eso se quedó: en un jugador simpático. Se apodó a sí mismo “el nuevo Vieira”, pero la verdad es que poco o nada se le vio aquí similar al mítico francés del Arsenal.

54. Pintér: El húngaro sub 21 vino para reforzar el centro de la zaga como futura promesa. Le ha costado, pero parece que en los últimos choques se hace con un puesto junto a Dujmovic en el centro del campo. Precio: 2,5 millones de euros.

Temporada 2011-2012

55. Juárez: El mexicano, cedido desde la liga escocesa (Celtic) era una petición expresa de Javier Aguirre y supuso una auténtica decepción para la afición, tanto por su bajo rendimiento como por cerrar la puerta a Ivan Obradovic (ambos ocupaban puesto extra comunitario).

56. Pablo Álvarez: Traído en el mercado invernal mediante una cesión para cubrir la baja de Juárez, le cuesta encontrar la forma, pero cumple sin alardes.

57. Apoño: Jugador de gran calidad cedido en invierno por el Málaga, debido en gran parte a su enfrentamiento con el chileno Manuel Pellegrini. En los últimos encuentros ha marcado varios goles clave.

58. Aranda: Ex del Levante y del Osasuna, entre otros equipos, este trotamundos del fútbol ha recalado en Zaragoza para dar personalidad, lucha y carácter a la delantera, entrando normalmente como refresco para Hélder Postiga.

59. Dujmovic: Centrocampista de envergadura, algo lento, que vino en invierno para cubrir la baja de Meira. Viene formando un doble pivote con Pintér por delante de la defensa.

60. Meira: Vino, vio y se marchó. Ese es el mejor resumen de un portugués traído por Mendes cuya implicación fue inexistente.

61. Micael: Cedido por el Atlético de Madrid por obra y gracia de Jorge Mendes, su rendimiento ha sido menor al esperado, pero aun así ha aportado toque y clase en el centro del campo.

62. Mateos: Salido de la cantera del Real Madrid, el central ha pecado de inocente y blando en algunas ocasiones. Nervioso a la hora de sacar el balón, tiene buenas cualidades en el corte, el juego por alto y la posición, pero necesita mucha confianza, minutos y tiempo para foguearse como central.

63. Abraham: Canterano del FC Barcelona, Abraham cuajó una buena temporada con el filial catalán en Segunda. No obstante, la Primera se la ha quedado un poco grande. Es ahora, a final de temporada, cuando parece más implicado, concentrado y adaptado, cuajando partidos de mérito tanto como lateral como de interior. Un gol suyo en Villarreal fue clave.

64. Oriol: Edu Oriol es interior, aunque en ocasiones (no en el Real Zaragoza) ha actuado de lateral. El jugador ha aprovechado sus ocasiones cuando ha salido, demostrando su capacidad para jugar al toque y combinar. Sin embargo, su escasa experiencia le está lastrando a la hora de asumir un rol más importante en una situación tan comprometida.

65. Luís García: Ex del Espanyol, se esperaba que liderase el ataque del equipo. Han pasado muchas jornadas hasta que se ha comprometido de verdad y ha comenzado a demostrar por qué fue uno de los grandes jugadores de los últimos años entre los pericos.

66. Juan Carlos: Vino del Real Madrid, previo paso por… en realidad no se sabe muy bien, puesto que su transfer protagonizó uno de esos episodios de oscurantismo en los fichajes del club. Efervescente y rápido por la banda, su desborde crecería en importancia si pudiera culminar mejor las jugadas.

Los 77 de Agapito   fotografía67. Postiga: Hélder Postiga es el delantero con más renombre desde la marcha de Milito. Su calidad y juego de espaldas a portería, además de su olfato, le han convertido en el pichichi del equipo, con 7 tantos. Precio: 2,5 millones de euros.

68. Barrera: Otra de las peticiones expresas de Aguirre, desde la marcha de éste ha caído en el olvido.

69. Zuculini: Su entrega y pasión cuando sale al campo son tanto una buena noticia como su lastre más importante, ya que acaba muchos partidos amonestado e incluso expulsado. Oculta su falta de calidad con entrega, y su carácter es indudable.

70. Roberto: El héroe de la temporada lleva guantes y se llama Roberto. El guardameta volvió a Zaragoza tras su paso por la Liga Sagres y se le ha recibido con los brazos abiertos. Un portero de mucho más nivel que la media de la plantilla actual. Precio: 8 millones de euros, pagados por un fondo de inversión de Agapito Iglesias.

El caso especial de los entrenadores

Uno de los fenómenos que no se suelen tener en cuenta en este tipo de estadísticas es el de la incorporación de entrenadores. Este hecho marca también la estabilidad y durabilidad de los proyectos deportivos de un club. En el caso del Real Zaragoza, la situación difícilmente podría ser peor.

Estos son los técnicos que han convivido, en un momento u otro, con Agapito Iglesias:

2004-2006: V. Muñoz

2006-2008: V. Fernández

2008-2008: Ander Garitano; Javier Irureta; Manolo Villanova

2008-2009: Marcelino García Toral

2009-2010: José Aurelio Gay

2010-2011: Javier Aguirre

2011-¿?: Manolo Jiménez

Los 77 de Agapito   fotografía

En total, sumando a los jugadores los 7 entrenadores restantes, más Víctor Fernández (a Víctor Muñoz no lo fichó él y por tanto no computa) el actual máximo accionario del Real Zaragoza ha fichado un total de 77 jugadores y/o entrenadores en un período de 6 años (de mediados del 2006 hasta el 2012). Una sucesión de nombres, de altas y de bajas, de estrellas y jugadores a los que casi habíamos olvidado, sobre los que tenemos que pensar para poner cara. Una inestabilidad deportiva a nivel de técnicos y de plantilla que ha derivado de un equipo subcampeón de copa y que contaba con jugadores de primera línea a un equipo que, año tras año, agoniza para salir de los puestos de descenso. La situación económica podría atribuirse al dispendio de estos fichajes, que en su total supera los 100 millones de euros, pero lo cierto es que el saldo entre los ingresos por ventas y las adquisiciones no es tan alto, y hemos de buscar más las razones de la enorme deuda en los impagos a jugadores y empresas que a los propios fichajes.

 A lo largo de estas líneas se reflejan los movimientos de altas y bajas que han conducido al equipo a la situación actual, ya que han sido esas incorporaciones y esas bajas las que han transformado la faz de este equipo.

Ahora queda por juzgar si la culpa de este bajón terrible de los últimos 5 años es de la directiva, de su política de contrataciones, de los técnicos, de la inestabilidad, de los propios jugadores, de la mala suerte o de una conjunción de todo lo anterior. Pero eso, claro, queda a la interpretación de cada lector.

Reportaje realizado por: Javier Allué | @Javiallulli

Infografía: Antonio Martínez Obón | @A_Mtnez_Obon

Banner Colabora con Nosotros

2 Respuestas a Los 77 de Agapito

  1. Juan dice:

    Muy buen reportaje la verdad, os felicito

  2. Very energetic blog, I liked that a lot. Will there be a part 2?

    Review my web site … web development cape town

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>