Tag Archives: atlético

Pinta de Primera

Hace una semana todo eran lamentos por el empate ante Osasuna y la esperanza que se había despertado en algunos volvía a desaparecer, más aun viendo los dos partidos que llegaban. Yo sabía que había que mantener la calma y fiel a mi optimismo mantuve que nada estaba perdido y que por qué no íbamos a ganar en Mestalla y al Atlético. Y se logró. La semana fue fantástica para un Real Zaragoza, que con esta actitud es de Primera.

La euforia se ha desatado entre la afición con dos partidos para el recuerdo y el barco, en el que estaba yo y algunos pocos aficionados cuando estábamos a 12 de salvarnos, ahora parece lleno. De hecho, antes era una canoa y ahora, tras el 1-0 del domingo, es un barco en el que el zaragocismo se ha contagiado del We Believe. Precisamente, ante el Atlético un nombre destacó por encima de todos y fue el de Adam Pinter.

Pinta de Primera   fotografíaEl húngaro cuajó su mejor partido con la elástica blanquilla y creo que habría que apodarle The Artist por dos motivos: 1-Es un artista en lo que a sus cualidades le permiten cortando balones, robando e, incluso, distribuyendo juego. Y 2-Desde su llegada nunca ha dado ruedas de prensa y no concede entrevistas ni aquí ni en su país. No le gusta hablar, por lo que ponerle de apodo el título de una peli muda le va que ni pintado, nunca mejor dicho.

Volviendo a la situación del Real Zaragoza, el calendario le exige no perder este sábado ante el Sporting porque es un rival directo y luego visita La Romareda el Barcelona. Ganar equivaldría a sumar cuatro puntos, los tres por ganar más el golaverage (2-2 en la primera vuelta). Pese a la victoria del Villarreal, que vuelve a dejar la permanencia a seis puntos, lo positivo es que ahora hay más equipos en la pelea por no descender como la Real Sociedad, el Granada o el Betis. Los verdiblancos son, además, quienes tienen el calendario más complicado. Les quedan jugar ante Málaga, Villarreal, Real Sociedad, Osasuna, Valencia,  Atlético, Sevilla, Sporting y Barça.

Por su parte, al cuadro maño le restan nueve encuentros de los que sólo ante el Barcelona parece imposible de puntuar. Cinco de ellos son partidos en casa (tres son seguidos de los últimos cuatro ligueros) y los cuatro que quedan de visitantes no son temibles. En la última jornada, la visita a un rival como el Getafe, que nada se jugará, hace presagiar otro final como el del Ciutat de Valencia.

Además, el equipo de Manolo Jiménez cuanta con dos ventajas respecto a sus rivales. La primera es que el equipo se había visto en Segunda y ahora está muy vivo. Como si del videoclip de la canción de Thriller de Michael Jackson se tratara, los jugadores se han levantado de la tumba y se han puesto a bailar al son de las victorias. Por eso, la mentalidad de la plantilla ha crecido hasta límites insospechados, a la vez que la de sus rivales ha descendido de golpe.

Y la segunda es que el gen de Manolo Jiménez ha transformado a un equipo que se hundía en los minutos finales, en un conjunto que, aunque le falten fuerzas, lucha hasta el último segundo de partido y busca su objetivo hasta lograrlo. Por todo ello, por mi camiseta mágica, por la teoría del Stuttgart, por una afición de Primera y porque somos el Real Zaragoza: ¡¡¡We Believe!!!

Imagen: www.heraldo.es

La diferencia son dos partidos

El Real Zaragoza logró el pasado Domingo por la mañana ante el Atlético de Madrid una victoria in extremis. Manolo Jiménez dispuso un sistema similar al de Mestalla con un trivote en el centro del campo que se hizo dueño del choque durante gran parte del partido. Roberto, Lanzaro, Mateos, Paredes, Abraham, Pintér, Dujmovic, Apoño, Luis García, Obradovic y Postiga al césped del coliseo blanquillo con la intención de seguir con la dinámica positiva del equipo.

La diferencia son dos partidos   fotografía

Los jugadores zaragocistas corren a celebrar el gol de la victoria junto a la afición.

Y así fue, el Zaragoza logró vencer el partido y consiguió la que de momento es la mejor racha de la temporada con 7 puntos de los 9 últimos en juego. 3 puntos que le sitúan igualado a Sporting y Racing con 25 puntos en los puestos de descenso y a 6 de la salvación, marcada ahora por el Granada. Esto ha hecho aumentar el optimismo de plantilla y afición de cara a la ansiada permanencia y coloca al conjunto zaragocista en la situación más positiva de los últimos tiempos. Tal y como están las cosas, en estas 9 jornadas que restan para terminar la Liga, al Zaragoza le basta con conseguir un punto más que Sporting y Racing y lograr 2 victorias más que el Granada. Y siendo que el próximo partido es en tierras gijonesas y que el Granada aún tiene que visitar La Romareda, parece que las opciones de salvación no están tan alejadas siempre y cuando el equipo mantenga la misma actitud e intensidad en todos los encuentros.

Los de Jiménez disputaron un partido igualado, con ocasiones en ambas porterías y que pudo caer de cualquier lado. Como en el encuentro ante el Valencia, las mayores emociones se reservaban para el final. La fortuna se alió con los aragoneses ya que en el último minuto del periodo de descuento, Godín cometió un claro penalti sobre Postiga cuando se disponía a disparar a la meta atlética. La pena máxima se encargó de materializarla Apoño, convirtiéndole en héroe por segunda jornada consecutiva y desatando la locura tanto en el césped como en las gradas de La Romareda. Al margen de este tanto que le daba la victoria al Zaragoza, los blanquillos realizaron 11 remates más a puerta a lo largo del partido, siendo el propio Dujmovic en 3 ocasiones, y Postiga y Pintér en 2 los que más lo intentaron contra la portería defendida por el belga Courtois. En el apartado de los fueras de juego, 5 fueron los señalados por el árbitro navarro Undiano Mallenco, en contra de los intereses zaragocistas, 4 de ellos a Postiga y 1 a Obradovic.

La diferencia son dos partidos   fotografía

Godín comete el penalti sobre Postiga que después transforma Apoño.

En cuestiones del aspecto disciplinario, hay que destacar que después de muchísimo tiempo, el Real Zaragoza consiguió terminar un partido sin que el árbitro le mostrara ni una tarjeta amarilla. Éste es un hecho sumamente positivo dada la intensidad con la que tienen que disputar cada balón los jugadores maños y que habla muy a favor del trabajo de los pupilos de Manolo Jiménez. Con estos datos, dos jugadores siguen apercibidos de sanción por ciclo de amarillas, como son Luis García y Mateos. Observando el número de infracciones, se aprecia que ambos equipos se movieron por números similares, con el mismo número de faltas tanto a favor como en contra. El colegiado Undiano Mallenco señaló 14 faltas realizadas por futbolistas blanquillos, siendo Pintér con 4 el que más infracciones cometió, y 14 faltas favorables al Zaragoza, con Postiga y Obradovic con 3 cada uno como los zaragocistas que más faltas sufrieron por parte de los hombres de Simeone.

Por otro lado, en cuanto a la recuperación de balones, los futbolistas del conjunto aragonés más destacados durante el partido, fueron Pintér con 18 y Mateos con 10. En contraposición, los jugadores que más balones perdieron a favor de los jugadores colchoneros fueron Postiga con 13, Apoño y Obradovic con 12 cada uno y Luis García con 11,  mientras que los que menos pérdidas de balón hicieron de entre los que más minutos disputaron fueron Paredes y Mateos con 4 cada uno y Dujmovic con 5 pérdidas.

Por último, teniendo en cuenta el acierto de cada futbolista en los pases y a lo que hizo el equipo cuando tenía el balón en su poder, hay que destacar como el zaragocista más eficaz en cuanto a los pases efectuados a Pintér con el 81,8%. También cabe reseñar en este apartado a Edu Oriol y a Micael, quienes saliendo desde el banquillo en la segunda parte consiguieron unos porcentajes de pases buenos del 90,9 y del 82,8 respectivamente.

De este modo, las estadísticas generales principales de los jugadores blanquillos tras las 29 jornadas disputadas hasta el momento quedan de la siguiente manera:

  Minutos     Goles
1º Roberto 2.740   1º Postiga 6
2º Luis García 2.129   2º Luis García 4
3º H. Postiga 2.071   3º Juan Carlos 3
4º Paredes 2.067   4º Apoño 3
5º Lafita 2.010   5º Lafita 1
         
  Remates     Fueras de juego
1º H. Postiga 53   1º H. Postiga 43
2º Lafita 39   2º Lafita 9
3º Luis García 36   3º Aranda 9
4º Micael 25   4º Luis García 9
5º Ponzio 21   5º Juan Carlos 3
         
  % de pases     Asistencias de gol
1º Zuculini 84,05   1º Lafita 4
2º Edu Oriol 82,12   2º Luis García 3
3º Pintér 77,87   3º Edu Oriol 1
4º Micael 76,86   4º Apoño 1
5º Da Silva 75,61   5º Micael 1
         
  Balones perdidos     Balones recuperados
1º Lafita 245   1º Da Silva 215
2º Luis García 235   2º Paredes 201
3º H. Postiga 230   3º Lanzaro 163
4º Ponzio 194   4º Ponzio 156
5º Micael 191   5º Juárez 123
         
  Faltas cometidas     Faltas recibidas
1º Paredes 44   1º Luis García 47
2º Micael 44   2º Lafita 45
3º H. Postiga 40   3º H. Postiga 38
4º Lafita 39   4º Micael 30
5º Lanzaro 39   5º Obradovic 22
         
  Tarjetas amarillas     Tarjetas rojas
1º Lanzaro 13   1º Lanzaro 2
2º Paredes 11   2º Juan Carlos 1
3º F. Meira 6   3º P. Álvarez 1
4º Juárez 6   4º Zuculini 1
5º Lafita 5      

 Fotografía: as.com

‘Apoño’ moral

Antes de comenzar con mi primera columna me gustaría explicar por qué la he llamado We Believe. En 2007, mi equipo de la NBA, Golden State Warriors, se clasificó en el último partido a los Playoffs, donde no estaba desde hacía 13 años. Al ser los octavos les tocó medirse a los primeros cabezas de serie, Dallas, que tenían la mejor marca de victorias. Los aficionados de los Warriors crearon el eslogan de We Believe soñando con dar la mayor campanada de la historia.

Todos los hinchas llenaban su cancha con camisetas del mismo color y esa frase. Y se logró. Golden State se cargó a los Mavericks por 2-4 e hicieron historia, ya que por primera vez el octavo clasificado había logrado eliminar al número uno y con mejor marca de la NBA desde que se estableció el formato al mejor de siete partidos. Por eso, ante la actual situación del Real Zaragoza y siempre, estemos como estemos y donde estemos, yo creeré en mi equipo y en que todo es posible.

Hace un mes aproximadamente, el Real Zaragoza se encontraba a 12 puntos de la salvación. Yo seguía haciendo cuentas y aún pensaba que podíamos salvarnos. La gran mayoría opinaba todo lo contrario y ya daba al equipo por descendido. Y es más, mucha gente criticaba mi optimismo y me tildaba de loco. Nunca entendí que se critique a alguien por tener fe y esperanza. Para decir que el Real Zaragoza era un equipo muerto y descendido ya habría tiempo de sobra. Que uno fuera optimista no quería decir que no supiera que lo normal era un descenso, pero jamás entenderé a la gente pesimista. Su negatividad no hace más que generar más pesimismo y en situaciones así, creo que es lo último que hay que hacer. Si Jiménez fuera pesimista y se lo dijera a los futbolistas, éstos se hundirían más, por lo tanto la negatividad sólo perjudica.

Por eso, yo (y algunos pocos más) decidí creer. Agarrarme a esa esperanza y tener fe en los jugadores. ¿Qué sentido tiene el fútbol si no piensas que tu equipo puede conseguir algo?, ¿acaso alguien cuando tiene a un paciente enfermo lo da por muerto, aunque esté muy grave? Pues eso. En los partidos veía que sí, que el nivel de los jugadores es bajo, pero que también los árbitros y la mala suerte se habían cebado, dejando a una plantilla muy golpeada anímicamente. Ahora, el Real Zaragoza ha recortado la mitad de puntos a la salvación mediante varios milagros y está a ‘sólo’ 6 de la vida.

El triunfo en Mestalla con dos goles de Apoño puede ser el punto de inflexión definitivo. Los que no creían, ahora creen, y los jugadores ven la luz al final del túnel. La forma en que se ha producido la victoria ha supuesto un ‘Apoño’ moral para todos. El ‘virus’ optimista invade la capital del Ebro y ante el Atlético, La Romareda debe ser una olla a presión. Así que tal y como reza el nombre de mi columna ¡We Believe!