Tag Archives: josé mari

Los parones traidores

Siempre que se paraliza la Liga ocurre algo. Agapito se muestra a la afición zaragocista, Jiménez dice algo curioso o Apoño la emprende con un aficionado en el entrenamiento. Menos mal que formaba parte de un grupo de Atades invitado por el Real Zaragoza… Todo el mundo está nervioso y no es para menos. Las cosas no van bien y las expectativas van asemejándose a las de temporadas anteriores. Los números no engañan: es el peor arranque en casa (en Torrero y la Romareda) desde 1952, el Real Zaragoza es el equipo menos goleador de la Primera División y solamente ha marcado en dos de los siete partidos disputados. Las sensaciones serán las que cada uno quiera experimentar pero la realidad es inapelable. Asomados al descenso de la categoría. Como el año pasado. Y el anterior. Y el anterior.

No sé a lo que juega el Real Zaragoza. Neutraliza bien a los adversarios que le crean menos ocasiones de gol pero los errores se pagan muy caros. No hay capacidad de reacción ni gol. Falta el remate, que generalmente es desde fuera del área, pero no se producen apenas asistencias. Ni tampoco el pase anterior a la asistencia. Las grandes apuestas de Jiménez como son Apoño y Romaric, no funcionan. Están lejos de su mejor forma o sufren, como es el caso de Romaric, añgún tipo de lesión que le dejan muy escaso de potencial. y que José Mari o Víctor Rodríguez sean las revelaciones de la temporada te dejan boquiabierto: ambos venían para el filial.

Ahora habrá que esperar y acudir sin Álvaro, Romaric y Aranda a los Cármenes de Granada. ¿Jugará Loovens? ¿Se habrá repuesto ya de sus correntías? ¿Cómo volverán los internacionales de sus respectivos compromisos? El equipo está sin definir, le falta cuajo y le sobran nervios. Solamente una victoria en el próximo partido le daría cierta calma al vestuario. Y fuerzas suficientes para afrontar el próximo partido en la Romareda. pero antes queda mucho tiempo para que alguien salte a la palestra y meta la pata.

Busquets y Pedrito; José Mari y Víctor Rodríguez

Busquets y Pedrito; José Mari y Víctor Rodríguez   fotografíaPartamos de la base de lo injusto de las comparaciones. Sin embargo, la aparición de José Mari y de Víctor Rodríguez en La Romareda recuerda a la de esos dos imberbes chavales que en doce meses pasaron de jugar en el campo del Barbastro a ser titulares el día de mayor gloria de la historia del fútbol español. No sólo no han notado el salto, tras lo visto ante Osasuna, tienen la posibilidad de convertirse en imprescindibles.

Por supuesto, hay distancias insalvables en ambos cuentos. La diferente repercusión de ambos clubes es obvia, también los objetivos, pero no el contexto que ha enmarcado sus primeras apariciones en Primera División.

Aquel Barcelona de Guardiola debía soportar la presión del declive de los Rijkaard, Ronaldinho, Deco… y los inicios no fueron fáciles. Por aquel entonces, a todos sorprendió que Pep diera el mando en puestos claves del equipo a dos desconocidos. El extremo para Pedrito, aún no era Pedro, quien debía abrir al equipo y desbordar a su lateral. El medio centro, el Guardiola del Pep entrenador, para el hijo de Carles Busquets. Aún no era Sergio.

Este verano, Manolo Jiménez apostó por mantener el 4-3-3 que salvó al equipo la pasada campaña. El Real Zaragoza, La Romareda, es un marco exigente, poco apto a ser paciente con los más jóvenes. Tras los apuros pasados los últimos años y tantos fichajes infructuosos, a los nuevos se les mira con lupa.

Busquets y Pedrito; José Mari y Víctor Rodríguez   fotografía

El mercado se cerró sin el medio centro demandado por Jiménez. Le faltaba ese 5 clásico que tapara cada agujero y apoyara a sus compañeros en la salida de balón. Tenía un as bajo la manga. Procedente del Jaén, según el club para reforzar el filial, José Mari se ganó desde un principio la confianza del técnico. Y  tras cinco jornadas, también la de La Romareda.

En cambio, tras la baja de Lafita o Luís García, hasta cuatro jugadores llegaron para sumarse a Edu Oriol y competir para ocupar los extremos. Amante de utilizar futbolistas a banda cambiada, el técnico ha otorgado la vitola de titular a Montañés en la izquierda. En la derecha, Oriol no acaba de convencer al míster, mientras Javi Álamo y Wílchez siguen siendo incógnitas por resolver. Cada entrenamiento en la Ciudad Deportiva, un recién llegado de Badalona gracias a Ánder Garitano, demostraba que tenía hueco en el once. Y Manolo Jiménez apostó por Víctor Rodríguez, quien volvió loco a Nano hasta que Mendilibar cambió al lateral osasunista.

Busquets y Pedrito; José Mari y Víctor Rodríguez   fotografía

En la misma posición que Busquets y Pedro se consagraron hasta ser campeones de todo, José Mari y Víctor comienzan a hacerse un nombre en Primera División. Futbolistas que La Romareda puede disfrutar durante muchos años. Como decía hoy Movilla: “Los que llegan nuevos al Real Zaragoza tienen que desear estas muchos años aquí y no con la idea de que sea un trampolín e irse pronto”. Démosles la posibilidad de crecer. El futuro es suyo y han demostrado estar preparados. Que lo aprovechen. Que lo disfrutemos. Por mucho tiempo.

Fotografías: El Periódico de Aragón, Los Blanquillos, Vavel

Los partidos se ganan desde atrás

Los partidos se ganan desde atrás   fotografíaEl partido frente al Espanyol no fue un partido bonito. El del Valladolid tampoco. Ambos parecían haberse cortado con el mismo patrón, mucho balonazo, mucha patada, mucha garra, mucho esfuerzo pero poco o muy poco juego. Para el que le guste, perfecto; para el que no, mejor que se vaya acostumbrando, si no lo está ya de temporadas anteriores. Todo es fruto de esta Liga de dos, que sobresalen muchos escalones por encima de sus supuestos seguidores más cercanos, Valencia y Atlético (podríamos incluir al Málaga); y mucho más sobre todos los demás equipos. Hacer una hipótesis sobre el puesto que ocupará cada uno de los otros quince equipos en la clasificación a final de temporada se antoja casi imposible, tan pronto puede estar luchando por entrar en Uefa como tener una serie de malos resultados y luchar por no descender. Todo esto debido a este reparto televisivo incomprensible, que hace que los equipos medios no puedan casi ni fichar y que veamos plantillas carentes de nivel, calcadas casi las unas a las otras y que por lo consiguiente seamos espectadores de partidos hoscos, faltos de dinamismo y vistosidad y sí, por qué no decirlo, en muchos casos aburridos.

Pero es la Liga que le toca jugar al Real Zaragoza, y a falta de calidad, lo que se hace indispensable es disponer de un rigor táctico casi impoluto. Los equipos que sepan leer los partidos, que aguanten a su rival y que aprovechen sus ocasiones en ataque sacarán los suficientes puntos para pasar una temporada medianamente tranquila. Por ello, una defensa fuerte se antoja vital, y Manolo Jiménez lo sabe. La pareja de centrales Álvaro-Paredes parece estar a un nivel bastante alto. El joven cántabro, por lo poco que se le ha visto, parece disponer de las cualidades de un central con futuro, va bien en el corte y saca el balón bien jugado desde atrás, que no es poco. Y en cuanto a Paredes, su buena labor y rapidez en el centro de la zaga ha disipado las duras críticas que muchos sectores vertían sobre él. Pese a ello y a contar aún con recambios como Loovens, Goni y por el momento aún también Lanzaro y Laguardia, Manolo Jiménez no se ha cansado de pedir un central de referencia, sobre el que crezca el equipo hacia adelante, y por supuesto un lateral derecho, ya que de momento sólo cuenta con parches.

No menos importante en este apartado defensivo es el medio centro de contención, que haga de nexo entre defensa y creación. En este apartado tenemos a un Zuculini que debe bajar un par de revoluciones tanto el aspecto mental como el futbolístico, un Adam Pintér que quita y siembra dudas casi por igual y un José Mari que parecer ser otra de las buenas sorpresas de la temporada venidera. Aún así, su juventud e inexperiencia hace que se acumulen las dudas en torno a si podrá aguantar este buen nivel toda la temporada. Cabría entonces preguntarse si no valdría la pena reforzar este puesto tan fundamental de cara a una temporada tan larga. Pero claro, son preguntas que caen en saco roto a falta de menos de cuarenta y ocho horas para que se cierre el mercado de fichajes.

Así que no nos queda otra que aferrarnos al transistor, no faltar a la ya típica cita del 31 de agosto y hasta las doce de la noche estar pendientes de si Jiménez contará con más reclutas para defender la zamarra blanquilla y que den este pequeño salto de calidad que puede ser significativo a la hora de desviarse por el camino de la gloria o del fracaso.