Tag Archives: Paredes

Una historia ya contada

Obviando nombres propios, podría acogerme a la táctica universitaria denominada ‘copiar & pegar’  y repetir la misma crónica que hace dos semanas. Como ocurriera ante el Málaga, el centro del campo que alineó Manolo Jiménez en Anoeta dejó claras las intenciones del equipo en la primera parte. Una decisión quizá marcada por el estado físico de Apoño y de Movilla, quizá entendible al actuar como visitante, pero tan poco efectiva como inofensiva y aburrida para el espectador neutral. El plan: aguantar el 0-0 hasta el minuto 70, dar entrada a Apoño e ir a buscar el partido. Pero una vez más, la estrategia aguó el plan previsto.

Una historia ya contada   fotografía

Sólo Babovic, zurdo cerrado, talentoso y disperso, parecía salirse del guión mientras Postiga luchaba y se indignaba en su isla particular en busca de encontrar milagrosamente el tesoro del gol. De las bandas, Oriol y Montañés, aún no hay noticias. Sin embargo, salvo un error que Roberto se encargó de solucionar, el Real Zaragoza sobrevivió hasta el descanso, en parte gracias a la imprecisión dela Real Sociedad en su fase de creación.

Tras la reanudación, apareció el fantasma que Manolo Jiménez no consigue ahuyentar del club blanquillo y que, como recordaba Chema Erre Bravo, tampoco logró en Sevilla. Pero más allá del enésimo gol de estas características, mi preocupación se agrandó al escuchar al míster reconocer el haber probado infinidad de sistemas defensivos para este tipo de jugadas. Intuyo dudas, inquietud y ansiedad cuando quizá el mejor remedio para combatir estos errores sea la tranquilidad, la paciencia y el convencimiento a la hora de optar por una única forma de blindar la portería de Roberto del balón parado, con los ajustes necesarios dependiendo del rival de turno.

 

The video cannot be shown at the moment. Please try again later.

¿Qué ocurrió en ese minuto 55? El cuento maldito lo comienza la pierna izquierda de Carlos Vela. El centro es perfecto, fuerte, plano y con la rosca ideal, el córner soñado por los delanteros. Roberto, sospechoso habitual en este tipo de jugadas, su punto débil que le martirizó en Lisboa, esta vez no tiene tiempo de salir en busca del balón colgado. Seis defensores en el área más el portero, cuatro atacantes de la Real Sociedad, Postiga y José Mari son los hombres libres que han de ayudar en los marcajes y atacar el balón.

La obsesión del primer palo, ahí se falló ante el Málaga, provoca que Jiménez coloqué al andaluz liberado para despejar un posible saque corto. En cambio, el portugués se incrusta en el centro. He ahí una de las claves, Postiga llegaba para peinar el esférico, pero su falta de centímetros y de aptitudes defensivas conllevarán que ante el miedo de rozar la bola y crear una segunda jugada inesperada decida dejar vía libre al balón. Escribiendo supuestos que carecen de validez científica, José Mari posee mayor altura y rigor para ocupar ese lugar y así haber despejado el esférico.

Además, Jiménez aludió a la falta de “especialistas” en la rueda de prensa posterior. Desconociendo si existen expertos en este tipo de jugadas defensivas, quiero entender que el mister quiso referirse a la falta de centímetros del equipo. Sapunaru con Agirretxe, Álvaro junto a Mikel González, Paredes cubre a Griezmann, quién se ocupará entonces de Iñigo Martínez se preguntaría el cuerpo técnico. Tendrá que ser Zuculini, dijo aquel.

Una historia ya contada   fotografía

Intenso en la marca, el argentino era la opción más natural –una vez excluido José Mari para liberarlo- pero se conformó una pareja de baile claramente descompensada, no tanto por la altura sino por la potencia de salto y costumbre de disputar el juego aéreo. Álvaro acudió a la ayuda, sin fe, y de nada sirvió. Y en ese momento acabó el partido, ya que por el momento, este equipo tiene nula capacidad de reacción. El cruce de cables de Paredes, cometiendo un penalti impropio y ridículo que denotó nerviosismo, tan claro que Iglesias Villanueva se avergonzó de mostrarle la segunda cartulina amarilla, fue lo único reseñable del resto del encuentro.

En el deporte de élite no está bien visto lo de beber, por lo que toca trabajar para olvidar esta derrota y sobreponerse ante Osasuna. Si las circunstancias lo permiten, Manolo Jiménez tendrá a su disposición y en perfectas condiciones a todos sus centrocampistas. Llega el momento de elegir y de comprobar si este equipo es capaz de salir a mandar el partido desde el primer minuto. Hay mimbres para no pasar los apuros de antaño, para evitar la misma historia y caer ya en septiembre en un estado de ansiedad que sería muy perjudicial para esta plantilla. Paciencia y confianza.

Fotografías: JOSUME MARTÍNEZ DE ALBÉNIZ

Los partidos se ganan desde atrás

Los partidos se ganan desde atrás   fotografíaEl partido frente al Espanyol no fue un partido bonito. El del Valladolid tampoco. Ambos parecían haberse cortado con el mismo patrón, mucho balonazo, mucha patada, mucha garra, mucho esfuerzo pero poco o muy poco juego. Para el que le guste, perfecto; para el que no, mejor que se vaya acostumbrando, si no lo está ya de temporadas anteriores. Todo es fruto de esta Liga de dos, que sobresalen muchos escalones por encima de sus supuestos seguidores más cercanos, Valencia y Atlético (podríamos incluir al Málaga); y mucho más sobre todos los demás equipos. Hacer una hipótesis sobre el puesto que ocupará cada uno de los otros quince equipos en la clasificación a final de temporada se antoja casi imposible, tan pronto puede estar luchando por entrar en Uefa como tener una serie de malos resultados y luchar por no descender. Todo esto debido a este reparto televisivo incomprensible, que hace que los equipos medios no puedan casi ni fichar y que veamos plantillas carentes de nivel, calcadas casi las unas a las otras y que por lo consiguiente seamos espectadores de partidos hoscos, faltos de dinamismo y vistosidad y sí, por qué no decirlo, en muchos casos aburridos.

Pero es la Liga que le toca jugar al Real Zaragoza, y a falta de calidad, lo que se hace indispensable es disponer de un rigor táctico casi impoluto. Los equipos que sepan leer los partidos, que aguanten a su rival y que aprovechen sus ocasiones en ataque sacarán los suficientes puntos para pasar una temporada medianamente tranquila. Por ello, una defensa fuerte se antoja vital, y Manolo Jiménez lo sabe. La pareja de centrales Álvaro-Paredes parece estar a un nivel bastante alto. El joven cántabro, por lo poco que se le ha visto, parece disponer de las cualidades de un central con futuro, va bien en el corte y saca el balón bien jugado desde atrás, que no es poco. Y en cuanto a Paredes, su buena labor y rapidez en el centro de la zaga ha disipado las duras críticas que muchos sectores vertían sobre él. Pese a ello y a contar aún con recambios como Loovens, Goni y por el momento aún también Lanzaro y Laguardia, Manolo Jiménez no se ha cansado de pedir un central de referencia, sobre el que crezca el equipo hacia adelante, y por supuesto un lateral derecho, ya que de momento sólo cuenta con parches.

No menos importante en este apartado defensivo es el medio centro de contención, que haga de nexo entre defensa y creación. En este apartado tenemos a un Zuculini que debe bajar un par de revoluciones tanto el aspecto mental como el futbolístico, un Adam Pintér que quita y siembra dudas casi por igual y un José Mari que parecer ser otra de las buenas sorpresas de la temporada venidera. Aún así, su juventud e inexperiencia hace que se acumulen las dudas en torno a si podrá aguantar este buen nivel toda la temporada. Cabría entonces preguntarse si no valdría la pena reforzar este puesto tan fundamental de cara a una temporada tan larga. Pero claro, son preguntas que caen en saco roto a falta de menos de cuarenta y ocho horas para que se cierre el mercado de fichajes.

Así que no nos queda otra que aferrarnos al transistor, no faltar a la ya típica cita del 31 de agosto y hasta las doce de la noche estar pendientes de si Jiménez contará con más reclutas para defender la zamarra blanquilla y que den este pequeño salto de calidad que puede ser significativo a la hora de desviarse por el camino de la gloria o del fracaso.

Javier Paredes: “Nunca me había planteado ser capitán, pero luzco el brazalete con orgullo”

Para nuestra primera entrevista hemos querido elegir un símbolo, una guía. Quién mejor que el capitán del equipo al que nos gusta seguir. Javier Paredes nos recibe en la Ciudad Deportiva en la que entrena desde hace ya 5 temporadas. Cercano y amable, asume el reto de tratar de no dejar sin contestar ninguna pregunta en esta época tan complicada para los jugadores del conjunto blanquillo. Sin soltar el brazalete cuatribarrado (o revolandero, según se prefiera) nos permite conocer la opinión de aquél que asumió los galones tras la marcha de Ponzio, hablándonos de sus orígenes, su futuro, su Oviedo y, por supuesto, del Real Zaragoza. 

Javier Paredes: Nunca me había planteado ser capitán, pero luzco el brazalete con orgullo   fotografía

Cuando uno sueña con ser capitán de un equipo de fútbol, se lo imagina en una situación mejor, en un equipo ganador. El Real Zaragoza es todo lo contrario. ¿Cómo lo asumes? 

Yo creo que independientemente de que sea un equipo grande o de que esté luchando por objetivos menos importantes, ser capitán de un equipo, y sobre todo cuando llevas ya unos años, porque la gente confía en ti, siempre es un orgullo. Lo importante cuando se es capitán es intentar conseguir lo mejor para el club, sea cual sea el momento en el que se encuentre. Ahora mismo es un momento difícil, y por eso mis funciones de cara al entorno, fuera del vestuario, son totalmente diferentes a las de un equipo que estuviese arriba. Por mí pasa demostrar que el Real Zaragoza será importante siempre y cuando esté unido en todos sus frentes. Yo intento dar la idea, a través de la experiencia, de cómo debería ser el club y cómo podría funcionar.