Tag Archives: permanencia

¡No oséis llamarlo éxito!

Épicas aparte, el Real Zaragoza consiguió ayer el objetivo mínimo que se había marcado al inicio de la temporada. El alfiler del que pende la supervivencia del club en la élite temporada tras temporada. Su sostén para poder afrontar, salidos ya del concurso de acreedores, los exigentes pagos que tiñen de rojo su calendario.

El éxtasis blanquillo fue total, absoluto, rotundo. Sólo pudo ser superado por la alegría vallecana, a escasos kilómetros del Coliseum y a escasos segundos de culminar la amenaza del descenso a los infiernos. El Villarreal será, junto a Sporting y Racing, quien sufra la pena del olvido y el destierro, mezclados con los dolorosos recuerdos de aquél penalty de Riquelme que pudo ser y no fue.

Ellos fueron grandes, y ahora están en Segunda. Lo mismo que podría haberle pasado al Real Zaragoza. Mejor dicho, lo que debiera haber pasado si la lógica de las matemáticas no se hubiera empotrado contra un muro de fe, casta, pasión y milagros. Contra el muro de la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, podría decirse después de atisbar tamaña proeza, digna sólo de unos pocos elegidos.

La marcha del equipo y la mera observación del paciente aficionado en la grada hacían pensar que Javier Paredes, Pablo Álvarez, Zuculini o Edu Oriol no formaban parte de ese selecto grupo de elegidos que decía antes. La proeza resultaba demasiado utópica para el sentir maño. Pero estos jugadores, ajenos a esa excelsa clase de los que ahora llaman ‘top’ no se han resignado. Imbuidos del espíritu revolucionario, se han levantado contra su destino y han asestado un zarpazo al pesimismo, han insuflado aire cargado de ilusión a una afición maltratada, zarandeada y, últimamente, odiada y vilipendiada desde distintos puntos de España (según parece, Granada es el epicentro de la ira antizaragocista).

El episodio de ayer fue glorioso para aquellos que se desplazaron a la capital del Reino, agónico para los que lo siguieron por televisión y por la radio. Épico, antológico. Pero no se os ocurra, no oséis llamarlo éxito. Esto no es un éxito. Es un alivio. Sólo eso. La salvación permite que exhalemos, poco a poco y con placer, el aire que guardábamos en los pulmones desde septiembre del pasado año. Esto no es un éxito. Mirad las imágenes de París, de Montjuïc, de aquellos maravillosos años. Eso sí fueron éxitos. Esto, como mucho, califiquémoslo de proeza por lo heroico e inesperado. Pero no de éxito. No demos esa satisfacción a quien no ha gestionado el club para conseguir verdaderos éxitos, esos que este club sí merece.

A partir de hoy, finalizada ya la temporada, comienza el partido más importante para el Real Zaragoza. No hablamos, como todos saben, de 3 puntos, ni de goles, tarjetas o tarascadas. Éste se juega en los despachos. Esos desgraciados protagonistas del fútbol moderno marcarán el devenir a corto, medio y largo plazo de un equipo, una afición y un sentimiento. Esa misma afición, que gritó que sí podía y lo demostró hazaña tras hazaña, no debe bajar ahora la guardia. Hemos de construir un nuevo equipo desde casi menos de cero. El conjunto que hasta el 30 de mayo dirige Manolo Jiménez se desmantela por piezas, quedando sólo algunas de ellas. Ni siquiera la continuidad del andaluz en el banco es probable. Ahora toca gestionar, moverse, fichar, negociar… toca el ‘otro fútbol’. El que construye equipos y gana campeonatos o bien construye deudas y pierde categorías. En el corazón zaragocista queda la esperanza de que esto no sea un bucle: que no volvamos a empezar, a sufrir, a silbar e indignarnos con unos gestores y una gestión impropia de los despachos que ocupan. En la retina, sin embargo, guardamos el recuerdo de innumerables decepciones que, con los años, van desplazando las copas y las alegrías. Que nadie se olvide: la permanencia no era un éxito, era una obligación. Ahora comienza una nueva senda y, aunque caminemos con el pecho henchido y la cabeza alta, no debemos olvidar lo que dejamos a nuestra espalda, ni el horizonte que está por venir.

A dos pasos de la orilla

A dos pasos de la orilla   fotografíaTras cuatro meses de regata, repletos de trabajo y sacrificio, el barco capitaneado por Manolo Jiménez avista la tierra prometida, la salvación deseada. Desde aquel partido en El Sardinero, el primero del nuevo comandante de El Arahal, plantilla y cuerpo técnico han sido capaces de no bajar los brazos, por muy adversas que fueran los condiciones, con jornadas para olvidar como aquellos desplazamientos a Málaga, San Sebastián o las oportunidades perdidas en La Romareda ante compañeros de viaje como el Rayo Vallecano. Pero el capitán del navío ha cumplido con el objetivo y el Real Zaragoza llega al tramo final con opciones de mantener la categoría acallando a aquellos -donde me incluyo- que en febrero habían perdido la esperanza en este equipo.

Pero los jugadores no son los mismos que entonces. Tanto individualmente como de forma colectiva han alcanzado su mejor nivel en este último tramo de la temporada. La garra de Postiga y Lafita, la entrega tan argentina, alocada y contagiosa de Zuculini,  el control de Micael y Apoño, la aparición inesperada de Edu Oriol, una defensa menos promiscua a los errores infantiles… y Roberto. El no ha cambiado, siempre ha estado. Viviendo en el alambre, el Real Zaragoza ha vuelto a dominar los partidos que juega como local, ha aprendido a aguantar resultados sin provocar un infarto en cada jugada -sólo los justos- y ha recuperado las ganas de competir. Gracias Manolo.

También la afición ha cambiado su forma de ver el partido. De la apatía y de la resignación con la que se contemplaba cada encuentro de la primera vuelta al grito incondicional de “Zaragoza nunca se rinde” y “Sí se puede”. La grada lleva en volandas al equipo, sufre junto a él en el campo, a través de la radio o de la televisión, con Manolo Jiménez como referente y los jugadores parte de nuestra familia. Animándoles como si fueran nuestros hermanos, sobrinos o hijos jugando en el equipo del colegio. Quizá haya que acabar agradeciendo el cobarde gesto de Agapito Iglesias de no acudir al palco de La Romareda y pedirle que, en favor del equipo, tampoco acuda al Coliseo Alfonso Pérez Muñoz.

Pero será el Racing de Santander, un club destrozado institucionalmente y ya descendido, el primero de los dos escollos. Una noche de transistores, con los ojos puestos en el campo y los oídos atentos a las noticias que lleguen desde el Sánchez Pizjuán y Los Cármenes. Las cuentas están claras: el Rayo no ha de ganar en Sevilla y el Granada no puede puntuar ante el Real Madrid. Ambos se ven las caras en la última jornada y no les valdría empatar. Michel debe dar una mínima alegría a su afición en el que quizá sea su último partido en el Sevilla tras perder ante el Betis. Por su parte, Cristiano Ronaldo quiere el Pichichi y Mourinho en San Mamés aseguró que, como equipo campeón, no han de desvirtuar la competición jugando con la vida de otros equipos.

Parecía impensable, pero el Real Zaragoza puede llegar a la última jornada dependiendo de sí mismo. Ni siquiera Amarillo Slim, el mejor apostante de todos los tiempos, se le habría ocurrido desafiar así al destino, pero la permanencia está más cerca que nunca. Cuerpo técnico, plantilla y afición, todos unidos en busca de la salvación. Se prevé un viaje masivo a Getafe, siempre y cuando el domingo salgan las cuentas, que podría superar el desplazamiento a Levante. Después de tanto remar, con la esperanza de no morir en la orilla.

Foto: RZFans

Ya no hay balas en la recámara

Ya no hay vuelta atrás, ni solución de continuidad, ni cuentas que hacer, ni clavos a los que agarrarse, ni teorías, ni suposiciones. El Real Zaragoza sólo tiene un camino que seguir para llegar a la salvación. Y eso pasa, como mínimo por ganar los tres partidos seguidos que tiene que disputar en La Romareda ante Athletic, Ya no hay balas en la recámara   fotografíaLevante y Racing. La derrota sufrida el pasado Sábado en Mallorca no deja otra opción pues, a falta de 12 puntos por disputarse, los blanquillos continúan con 31 puntos a 6 del Villarreal que marca el límite de la permanencia.Y todo ello gracias a que el Villarreal dejó escapar 2 puntos en su partido ante la Real Sociedad en su encuentro dominical. Esos 2 puntos y el hecho de no haber sacado nada positivo del Iberostar Estadi certificaban casi matemáticamente la permanencia de los castellonenses yel descenso al abismo de Segunda para el Zaragoza.

Manolo Jiménez puso sobre el terreno de juego un once formado por Roberto, Lanzaro, Da Silva, Paredes, Abraham, Dujmovic, Zuculini, Apoño, Luis García, Lafita, y Postiga. El encuentro fue igualado de principio a fin y tan sólo una jugada de estrategia a la salida de un córner provocó el gol de los baleares decantando el partido hacia su lado, en un lastre, las jugadas a balón parado y los remates de cabeza, que arrastra el equipo desde principio de temporada.

El equipo se mostró prácticamente inoperante en ataque, luchando todo el partido, pero sin crear ocasiones claras de gol y sin poner en aprietos la portería defendida por Dudu Aouate. Los zaragocistas realizaron 11 remates a la meta contraria, pero sin encontrar la suerte del gol. Postiga en 3 ocasiones y Lafita y Apoño en 2 cada uno fueron los que más veces lo intentaron. Con respecto a los fueras de juego, el árbitro perteneciente al colegio catalán Álvarez Izquierdo, señaló 2 situaciones adelantadas al equipo aragonés, ambas al delantero Helder Postiga.

En el aspecto disciplinario, el colegiado Álvarez Izquierdo mostró 3 tarjetas amarillas a los jugadores blanquillos, concretamente a Lanzaro, Luis García y Abraham. Mayor importancia tiene la vista por el delantero, ya que es la quinta y cumple ciclo de amonestaciones, por lo que causará baja en el vital encuentro ante el Athletic de Bilbao. Así, la lista de jugadores apercibidos de sanción se ha visto reducida tan solo a los nombres de los defensas Paredes y Lanzaro. En lo referente al número de infracciones, ambos equipos presentaron cifras parecidas. Álvarez Izquierdo señaló a los blanquillos 18 faltas en contra, mientras que pitó 17 a favor. Paredes y Lafita con 3 cada uno, fueron los que más infracciones cometieron, mientras que Zuculini con 5, Postiga con 4 y Luis García con 3, fueron los que más infracciones sufrieron por parte de los jugadores dirigidos por Caparrós.

Ya no hay balas en la recámara   fotografíaPor otro lado, hay que señalar que los jugadores blanquillos que más balones recuperaron durante el partido son Da Silva con 12, Lanzaro con 10 y Paredes con 9. En contraposición, los futbolistas del cuadro aragonés que más balones perdieron en favor de los mallorquinistas fueron Abraham con 15, Lanzaro con 14 y Apoño con 12 cada uno, mientras que los que menos pérdidas de balón hicieron de entre los que disputaron más minutos fueron Dujmovic y Zuculini con 4 pérdidas cada uno.

Finalmente, si analizamos lo que hizo cada futbolista con el balón en los pies y el acierto o no en cuanto a los pases realizados al compañero, hay que destacar a Luis García y Apoño como los que mayor porcentaje de acierto en los pases tuvieron, con un 82,4% y un 80,9% respectivamente. También hay que nombrar en esta faceta a los hombres que salieron desde el banquillo. En los minutos que disputaron, Juan Carlos tuvo el 100% de acierto en los pases que intentó, Edu Oriol el 92,9% y Barrera el 88,9%.

Así pues, teniendo en cuenta los datos de esta última jornada, las principales estadísticas generales de los jugadores zaragocistas tras los 34 partidos disputados hasta el momento son las siguientes:

  Minutos     Goles
1º Roberto 3.217   1º Postiga 7
2º Paredes 2.533   2º Luis García 4
3º Lafita 2.465   3º Juan Carlos 3
4º H. Postiga 2.383   4º Apoño 3
5º Luis García 2.293   5º Lafita 2
         
  Remates     Fueras de juego
1º H. Postiga 67   1º H. Postiga 47
2º Lafita 45   2º Lafita 10
3º Luis García 37   3º Aranda 9
4º Micael 27   4º Luis García 9
5º Juan Carlos 20   5º Obradovic 5
         
  % de pases     Asistencias de gol
1º Zuculini 80,53   1º Lafita 4
2º Edu Oriol 79,56   2º Luis García 3
3º Pintér 77,40   3º Zuculini 2
4º Micael 76,34   4º Aranda 2
5º Da Silva 74,13   5º Micael 1
         
  Balones perdidos     Balones recuperados
1º Lafita 281   1º Paredes 250
2º H. Postiga 261   2º Da Silva 244
3º Luis García 247   3º Lanzaro 181
4º Micael 213   4º Pintér 137
5º Paredes 207   5º Micael 134
         
  Faltas cometidas     Faltas recibidas
1º Paredes 56   1º Lafita 56
2º Micael 52   2º Luis García 50
3º H. Postiga 48   3º H. Postiga 46
4º Lafita 48   4º Micael 35
5º Lanzaro 44   5º Obradovic 24
         
  Tarjetas amarillas     Tarjetas rojas
1º Lanzaro 15   1º Lanzaro 3
2º Paredes 14   2º Juan Carlos 1
3º Mateos 7   3º P. Álvarez 1
4º H. Postiga 6   4º Zuculini 1
5º Micael 6   5º Abraham 1